La nueva generación de aprendizaje

Diana RiveraDiana Rivera
julio 14, 2009
COMENTARIOS

La nueva generación de aprendizaje

En las sociedades modernas, niños y adolescentes se desenvuelven en un mundo donde las tecnologías digitales son omnipresentes. El uso generalizado y cotidiano tanto de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como de los servicios en línea por parte de los jóvenes para el ocio, la diversión y la interacción social está modificando sus necesidades y expectativas de aprendizaje. Las nuevas generaciones requieren adquirir capacidades y competencias para desarrollarse como personas, participar en la sociedad y en sus futuros empleos. Además, utilizan cada vez más las TIC para aprender, y a menudo fuera de clase. Esta situación está dando lugar a la aparición de una “nueva generación de aprendizaje” (llamada alumnos del nuevo milenio por el Centro para la Investigación y la Innovación de la Enseñanza de la OCDE) y a nuevas formas de aprender, entre los que encontramos los modos informales, que las TIC fomentan sensiblemente sin condicionarlas.

Este número especial sobre la “nueva generación de aprendizaje” y las “nuevas formas de aprender” pretende reunir ejemplos, prácticas y teorías sobre este panorama inédito formado por una nueva serie de herramientas de TIC, aplicaciones informáticas sociales (Web 2.0 y Learning 2.0), posibilidades de aprendizaje móviles y basadas en juegos, fundamentalmente distintas de las anteriores y de las aplicaciones de la Web 1.0. Las “tecnologías sociales” que se han desarrollado desde 2003 y que han sido ampliamente adoptadas por los usuarios ofrecen nuevas maneras de actuar, contrariamente a la generación anterior de herramientas de TIC, que se habían creado para automatizar y digitalizar maneras análogas de proceder. La primera generación está relacionada con un paradigma de aprendizaje instruccionista –primordial en las sociedades industriales–, que era vertical, jerárquico y exclusivo, a la vez que consideraba a los alumnos como receptores pasivos, mientras que el aprendizaje actual y futuro de la sociedad basada en el conocimiento digital es más horizontal, heterárquico y abierto, y considera a los alumnos como colaboradores activos.

Hasta ahora solo se han podido apreciar las primeras señales –que, sin embargo, son potentes y diversas– de este cambio hacia nuevas maneras de aprender con una nueva generación de alumnos. En la próxima década, sus efectos sobre las prácticas y las instituciones de aprendizaje se generalizarán, serán más profundos y posiblemente perturbadores. Esta situación generará nuevos retos, entre los cuales ya se puede señalar la importancia de las capacidades transversales (tales como aprender a aprender, la creatividad, la innovación y la colaboración) para los empleos del futuro; el papel, a la vez crucial y cambiante, del profesor y el formador; el creciente valor del aprendizaje informal, así como las alternativas para evaluar y certificar el conocimiento tácito y las capacidades adquiridas a través de la experiencia, entre otras. Los centros de enseñanza y de formación, entidades y responsables políticos, deben tomar las medidas necesarias, cuanto antes, para actuar en favor de la nueva generación de aprendizaje, posibilitar nuevas maneras de aprender y garantizar la adquisición de las capacidades necesarias para los futuros empleos. Resulta indispensable asegurarse de que el aprendizaje del siglo XXI en Europa sea más eficaz, equitativo, innovador y significativo que en el pasado.

Tomado de: http://www.elearningpapers.eu/index.php?page=home

Comentarios