Ahorrando, que es gerundio

Cecilia GregorioCecilia Gregorio
octubre 1, 2010
COMENTARIOS

Flickr.comEste otoño se llevan los colores marrones, pálidos, tristones… la ropa reciclada, la que te presta tu prima o la puedas encontrar en los mercadillos de segunda mano. La cara lavada (el maquillaje es lujo prescindible) y el pelo con un estilo… como lo diría…desenfadado. Deja crecer la raíz de tus mechas, olvídate de dar forma a tu melena o recurre a la cosmética capilar natural: el champú de huevo de toda la vida, vamos.

Porque estamos en crisis, como te habrás dado cuenta. Acabamos de levantarnos con la resaca de la huelga general. Ese paro laboral con las cifras más desiguales que el estilo musical de Dover. Un triunfo o un fracaso, según quién lo cuente, pero con un motivo común: la reforma laboral. Un documento que para el Gobierno hará resurgir como el Ave Fénix los datos negativos del paro, según ellos fomentando la creación de empleo, a costa, claro está, de quitarnos derechos a los trabajadores. Y con este panorama, el que más y el menos se asusta…. Y si encima lees el especial de Pre-parados de El País caes en depresión profunda: que si un Doctor en Historia cobrando menos de 700 euros en un museo, una orientadora laboral diplomada en Educación Social y licenciada en Pedagogía en paro o un Doctor en Ciencias Físicas al que no contratan porque tiene un currículum tan bueno que “se nos iría enseguida y no nos compensa”. De traca.

Ayer, por si no fuera poco, se presentaron los Presupuestos Generales del Estado. Austeridad es la palabra de moda… recortes por todos lados, congelación salarial y reducción de las ofertas de empleo público. Con este panorama a ver quién es el listo que malgasta su pequeña fortuna… Toca ahorrar, reciclar, darle otro uso a las cosas (recuerda se lleva lo re-gastado y, si no, date una vuelta por Zara) y pensar muy bien en qué gastar el dinero. Cena en casa con los amigos, botellón en lugar de copa en el bar de turno y viajes al pueblo, a la casa familiar.

Para más inri hoy sube la luz un 4,8 por ciento y el butano, un 2,81 por ciento más. Y esto te lo cuento un viernes, para meterte en la cama  y no salir en todo el fin de semana… Pero no te preocupes, te enseño la fórmula mágica seguir sobreviviendo: No gastar + reaprovechar = Ahorrar.

Existen multitud de blogs donde te explican cómo vivir gastando lo mínimo y disfrutando al máximo. En un segundo de búsqueda en Google te salen como setas: en Cómo ahorrar, por ejemplo, te dan el listado de supermercados más baratos, en el Blogylana te cuentan que Una cosa es no escatimar y otra es no planear y en Intercambia.net te dicen dónde conseguir muestras gratis de productos.

Otra forma de ahorrar es haciendo buen uso de las energías renovables. Ya habrás oído lo de cambiar las bombillas normales por las de bajo consumo, que dejar en stand by los aparatos electrónicos consume una electricidad que, poquito a poquito, se va notando en la factura o que tener un buen aislamiento en puertas y ventanas te permite ahorrar en calefacción y aire acondicionado. Muchos truquillos que todos conocemos y que si queremos ver reducida la factura de la luz debemos comenzar a aplicar.

Precisamente el lunes de la semana que viene organizan una jornada sobre el uso de las energías renovables en la Universidad de Sevilla en las que expertos hablarán de energías alternativas más baratas y menos contaminantes.

Conciénciate y no hagas como el de la viñeta de Manel Fontdevila, “Mi casita sostenible” que teniendo su hogar acondicionado para no contaminar decidió, entre otras muchas cosas, quitar el selector de basuras, hasta que “Rubalcaba desmienta la leyenda urbana que dice que en el vertedero lo mezclan todo de nuevo”. Seguro que tú también lo has pensado…

Fuente foto: Flickr.com/Alan Cleaver

Comentarios