Un poquito de solidaridad por parte de todos, por favor

Cecilia GregorioCecilia Gregorio
noviembre 26, 2010
COMENTARIOS

Es una palabra, a la que tenemos bastante respeto, digo esto, porque ser solidarios es algo que sale de cada uno, es decir, se trata de compartir unos bienes ya sean materiales como económicos, con una persona que no dispone de los medios necesarios para salir adelante en el día a día.

Muchas veces, suele pasar que identificamos la acción, ser solidarios con ayudar a personas que viven en países subdesarrollados, y que no disponen de los medios de supervivencia más básicos, aspecto que es importante, y que cómo no, claro que hay que tenerlo en cuenta, ya que sin las necesidades básicas no se puede vivir (agua, comida, un lugar donde dormir…).

De ahí que en nuestro país, haya cientos de organizaciones que ofrecen su ayuda a estos países, algunas como Amnistía Internacional , Médicos sin Fronteras , la Fundación Vicente Ferrer ó Intermón Oxfam.

Pero también, deberíamos ampliar nuestra vista a un entorno más cercano, y descubrir que hay personas que lo están pasando realmente mal, y ahora más que nunca, cuando el país no a traviesa por buenos momentos, lo que ha empeorado la situación, y llevado a que muchas personas, familias enteras, tengan que sacarse las castañas del fuego, para poder comer todos los días o para poder pagar la hipoteca al banco.


Estas cosas son realmente tan necesarias, que cuando la gente pasa por estas circunstancias, muchos de nosotros, valoramos todavía más, lo que tenemos delante de nuestros ojos, es decir, desde ir al trabajo cada día, ir hacer la compra o jugar con los hijos.
Pero por encima de estos aspectos, hay otros más básicos, y que muchas personas que viven en la calle, lo valoran aún más,  que nosotros mismos (porque disponemos de ellos, pero si no fuera así, ¿Cómo reaccionaríamos?). El hecho de no poder darte un baño de agua caliente, nada más levantarte, un desayuno a lo grande o ir vestido con ropa limpia, es algo que muchos ya ni se acuerdan de lo que es. Y eso, que hay algunos que acuden a centros de ayuda, pero ni aún con eso, puede tolerarse estas situaciones.
Si tenemos todo o eso creemos, ¿por qué no ser más solidario con el resto?, está claro que el aspecto económico influye notablemente, pero no demos tanta importancia al tema material, y abramos esa otra parte solidaria, sensible y participativa. Son muchos los casos, donde nos encontramos con personas mayores, que están solas en la vida, y que desgraciadamente no tienen ningún familiar a su lado, se sienten solas. Señores, es aquí donde hablar de solidaridad es lo más acertado.


Muchas personas, de forma voluntaria, deciden ayudar a mujeres/ hombres ancianos que no se valen por sí mismo, y que necesitan tener a alguien a su lado. El vivir estas experiencias, nos hace ser más humanos y disfrutar más con las personas que nos rodean. De ahí, que muchas personas decidan en un momento de sus vidas, abandonarlo todo e irse a un país para ayudar en tareas de educación,  cuidado de niños o labores de casa.

La solidaridad como dijimos anteriormente, nace de cada uno y se va construyendo con el paso de los años en las personas. Pero seamos realistas, existen personas que de cara al exterior muestran una cara, y que al darse la vuelta, muestran un desprecio a estas personas que es inhumano y cualquiera que lo veo, diría que estas personas no tienen sentimientos.
Por si te  interesa, se va a celebrar en la Universidad Autónoma de Madrid, una gran variedad de actividades como cursos, talleres o exposiciones propuestas por la comunidad universitaria a través de la convocatoria realizada por la Oficina de Acción Solidaria¸ celebrando con ello la VII Semana de la Solidaridad. Estas actividades finalizarán el 3 de diciembre de 2010, con lo cual, a aquellos que os interese conocer un poco más sobre este tema, que no os de apuro e ir, que os acogerán con las manos abiertas.

Fuente Foto: Stock. Xchng

Comentarios