La infografía como recurso didáctico

Ángela VásquezÁngela Vásquez
abril 5, 2011
COMENTARIOS

Autor: Franco Iacomel

La infografía, representación gráfica de la realidad enquiquecida con diversos elementos que facilitan su estudio, es un arte que deben aprender a explotar al máximo los docentes para hacer más amenas sus clases y explicar de manera esquemática –y por lo tanto menos tediosa- sus cotidianas clases sea cual fuere el grado académico donde instruyan.

Según el Juan Tomás Frutos, presidente de la Asociación de la Prensa Española, infografía significa “dibujo informativo”, ateniéndonos a la etimología de los dos términos que proceden del griego y que se funden en uno con el afán de dar cuenta de los dos vectores, de los dos referentes a los que aluden y definen.

Recursos y herramientas de ayuda para crear infografías

Organización de ideas y visualización de datos

  • Generador online de gráficas de Kid’s Zone. Para uso escolar, guiado y muy sencillo. Permite la visualización de datos sobre diferentes tipos de representaciones gráficas y el resultado se puede imprimir, enviar o guardar en el ordenador sin necesidad de registro.
  • Organizadores gráficos, ideas y recursos. Recursos y herramientas para organizar, interrelacionar y presentar visualmente información: plantillas, líneas de tiempo, mapas mentales y conceptuales, mapas de contraste, etc.
  • Chart Chooser Marcando las opciones deseadas, esta aplicación ayuda a encontrar la gráfica adecuada para presentar datos según la relación que estos guardan entre sí para, posteriormente, ofrecer la o las plantillas resultantes (gráficas de barras/columnas, de líneas, circulares/de tarta, de burbujas, etc.) listas para descargar en Excel o PowerPoint e insertar en ellas los datos.
  • Ayudas gráficas. Plantillas imprimibles (en formato PDF) de organizadores y clasificadores para uso escolar, como tablas de secuencia, tablas de planificación, líneas de tiempo, mapas de cuentos, mapas de ideas, diagrama de árbol, etc.


Alberto Cairo
, jefe del área de infografía de El Mundo, nos cuenta en esta interesante entrevista brindada a la revista “El Educador” en el 2006 los usos pedagógicos que podemos darle a las infografías a demás de las ventajas que nos brindan sus versiones digitales.

¿Cómo definirías una infografía?
Bueno, la infografía es la aplicación de las herramientas de diseño gráfico y de la ilustración para contar historias o para explicar un acontecimiento, ya sea por medio de mapas, de tablas estadísticas o de cualquier elemento gráfico. En realidad, cualquier tabla, gráfico estadístico, mapa o diagrama que explica algo puede ser considerado una infografía en sentido lato. Pero, claro, hay infografías mucho más complejas, como las periodísticas, que se publican en periódicos o en páginas web. Estoy pensando, por ejemplo, en aquellas infografías hechas para reconstruir un atentado o un accidente, o hechas para explicar un nuevo descubrimiento científico.

Al decir que la infografía narra algo, que es una historia, ¿está diciendo que es algo lineal, que es una secuencia de hechos?
Puede ser lineal y puede no ser lineal, en realidad. Todo depende. Depende de lo que se quiera explicar (si esplejo o no, si sucede en diferentes momentos), y depende, también, del soporte, pues existen infografías impresas e infografías en Internet. La infografía impresa se puede presentar de muchísimas maneras: de manera secuencial —a modo de cómic, por ejemplo— o de manera simultánea —todo “de golpe”—. En Internet es muy usada la forma secuencial de las infografías, por los recursos de que se dispone y por el manejo del tiempo que permite. Pienso, por ejemplo, en una infografía con la que se explica cómo funciona una máquina. Con ella se puede explicar paso a paso cada movimiento, se puede fragmentar la información y dejarla lista para que el usuario de Internet vaya y la maneje.

¿Cuáles son las ventajas que tienen las infografías digitales que utilizan multimedios frente a las tradicionales que son impresas?
Bueno, ventajas tiene muchas. La primera de ellas tal vez sea que el espacio que hay disponible para poder hacer infografías es totalmente ilimitado. Imaginemos que queremos hacer una infografía interactiva en la que los usuarios salten de un lado a otro haciendo uso de los hipervínculos. Pues podemos lanzarnos a crear sin pensar en las limitaciones del papel. Prácticamente se puede hacer lo que se quiera. Un creador de infografías solamente está limitado por su propia habilidad, por el tiempo del que disponga La tecnología, además, permite que las infografías sean animadas. Ya no solo encontramos mapas o reconstrucciones estáticas, sino que podemos animar las secuencias o crear espacios por los cuales los visitantes pueden transitar y, como dije antes, manejando su tiempo. Uno puede permitir al lector que de cierta manera transforme a su gusto la información que se le está dando, por medio de botones y de diversas herramientas. En cierto modo, la información colocada en Internet deja de ser controlada por el propio autor y se convierte en aplicaciones que el lector puede controlar. Siempre pongo el ejemplo de la página web del metro de Madrid, en la cual se puede ver el mapa del metro de muchas maneras. Por ejemplo, se puede bajar un PDF en el que tienes todo el mapa —es lo más simple de entre todas las opciones—; pero también se puede utilizar una herramienta más sofisticada, que es una infografía —un mapa— completamente interactiva. En ella uno puede decidir de dónde a dónde quiere ir, puede decirle al programa a qué hora quiere salir, por donde quiere pasar, etc., y el programa te responde señalándote el trayecto ideal que debes seguir según tus necesidades: genera un trayecto específico para uno diciendo a qué hora va a pasar el metro, por qué lugares, etc. La infografía interactiva, además, permite todo eso, deja de ser una herramienta estática, deja de ser una herra mienta en tres dimensiones —alto, ancho y profundidad—, y pasa a ser una herramienta de cuatro dimensiones, en la que se puede controlar el tiempo. La interactividad permite que el lector manipule la información adaptándola a sus necesidades; entonces tiene muchísimas ventajas.

¿Y qué efectos ha tenido esto sobre los “consumidores” de infografías?
Pues, por ejemplo, uno de los grandes problemas que enfrentan los periódicos actualmente en todo el mundo, es que las ediciones impresas tradicionales cada vez cuentan con menos lectores porque la gente ha empezado a encontrar la información que necesita en Internet. Paradójicamente los mismos periódicos necesitan crear sus portales informativos para no quedar desactualizados. Pero lo más llamativo de todo esto es que el problema no está en el soporte mismo, en el papel, sino en el uso que se le ha dado. Y es que si bien Internet permite que los periódicos se diversifiquen, presenten mucha información de manera versátil, etc., no ofrece las ventajas que sí puede ofrecer el papel. Yo creo que la página web y el periódico impreso son productos complementarios pero diferenciados. La primera es ideal para proporcionar información muy corta, de manera continuada las 24 horas del día; se actualiza permanentemente, ofrece otros recursos, etc. En cambio, el periódico proporciona información para el análisis más profundo, más de fondo, que es el tipo de información que representa largas lecturas. Otra gran ventaja es que si uno incorpora la infografía en Internet puede ayudar a traer una nueva generación de lectores que no están acostumbrados a los códigos que se usan en el periódico impreso pero que están mucho más acostumbrados a la información dinámica y rápida. Por ejemplo, un adolescente que ha crecido en el mundo de los videojuegos. Los periodistas tradicionales han visto siempre los videojuegos como algo sucio, como algo feo y violento, pero no han entendido que los videojuegos pueden ser también herramientas educativas, es más, herramientas educativas fantásticas. Pongo mi propio caso como ejemplo. Desde chico he jugado con videojuegos y puedo decir que he adquirido gran parte de mis conocimientos geográficos gracias a los videojuegos de estrategia. Por esto creo que las infografías de Internet pueden adoptar los códigos visuales y temporales de los videojuegos y aplicarlos a la narración de historias noticiosas, etc.

¿Y es beneficioso que las infografías sean extensas, que tengan gran cantidad de datos, por ejemplo?
Pues depende del asunto de que se trate y del contexto. A partir de mi experiencia podría decir que existen dos grandes grupos de infografías: las de actualidad inmediata y las de gran cobertura, de cobertura de fondo. Las infografías de actualidad inmediata son aquellas infografías que se producen en un día, en cuanto se desencadena la noticia. Para hacer la reconstrucción se debe contar con datos exactos, simples, solo los fundamentales. Estas deben presentar la información de manera muy precisa y clara, pues el lector de Internet que acude a ellas, llega, visita la página, toma de ella lo que necesita y luego se va a visitar otra página. Del otro lado están las infografías que son más de fondo, las que podríamos llamar “educativas”. Estas contienen mucha más información y son más complejas. Obviamente no van a tener tantas visitas como una infografía de actualidad inmediata, pero si están bien hechas y abordan temas de interés permanente, van a tener visitas continuadas a lo largo de muchos años. En elmundo.es, por ejemplo, hemos producido regularmente muchísimas infografías en temas de salud desde hace cinco años, y muchas de las primeras siguen generando tráfico en la página web hoy. Es que existen núcleos de lectores especializados que están muy interesados en temas trabajados en profundidad, y quienes los integran se pasan los enlaces unos a Alberto Cairo Touriño es periodista y magíster en Diseño por la Universidad Santiago de Compostela. Ha sido profesor de Comunicación Visual en la Universidad Carlos III y, por varios años, director del Departamento de Gráficas Digitales del diario El Mundo, de España. Este último trabajo le ha permitido ganar varios premios. Actualmente se desempeña como profesor asistente en la Escuela de Periodismo y Comunicación masiva de la University of North Carolina. figuras, botones o imágenes. otros. Sé de profesores que utilizan nuestras infografías como apoyo para sus clases, y de médicos que las usan para mostrárselas a sus pacientes. Es que hemos producido infografías sobre cómo funciona el mal de Alzheimer, sobre el cáncer, sobre los ataques al corazón, etc.

¿Ycuáles crees que pueden ser los principales usos pedagógicos de las infografías?
Desde siempre se han usado las infografías en pedagogía. Si uno piensa en los libros de Geografía, de Biología, de Historia y muchos otros, recordará que están profusamente ilustrados. Bueno, pues, cada una de esas ilustraciones —hasta la más simple— es una infografía. En realidad, las infografías existen hace siglos, desde que el hombre utiliza lo gráfico para explicarse cosas. Los estudios sobre el cuerpo humano de Leonardo Da Vinci, por mencionar algún ejemplo, son infografías, y son muy didácticas, por cierto. Considero que las infografías son herramientas fundamentales en la educación, y más aun en la actualidad, ahora que podemos tenerlas en formato digital y aprovechar los recursos que ofrecen los multimedios. Hay varias páginas que cuentan con este tipo de infografías. Hay algunas instituciones que van más allá aun. En la Universidad de Carolina del Norte hay un instituto que se llama Instituto para el Aprendizaje de la Ciencia, cuyo objetivo es crear programas educativos para la educación básica y para la educación superior. Hace un tiempo crearon un módulo multimedia sobre Genética totalmente interactivo, que incluía explicaciones visuales, animaciones en 3D, etc. En este momento no se puede visitar este módulo porque hay que pagar por el acceso; pero, a lo que voy es a que cada vez más podemos utilizar recursos informáticos e infográficos en la educación.

¿Y qué consejos les darías a aquellos profesores que deseen utilizar infografías en clase? ¿Qué herramientas son necesarias para crear infografías?
Pues lo primero que debe hacer cualquier persona que intente empezar a explicar o contar cosas con imágenes es educarse visualmente; es decir, ver cómo otras personas han explicado las cosas visualmente antes. Observar detenidamente e identificar cómo se han diseñado las infografías de los periódicos, de las revistas y de los libros; cómo se resumen y distribuyen los datos, cómo se utiliza el espacio, etc. Esto permitirá que el manejo de la infografía y su uso en clase sean más fluidos. Lo segundo que uno debe hacer —y esto ya si uno mismo quiere empezar a crear sus infografías— es conocer un poco sobre el diseño gráfico. Para ser un buen infografista no es necesario ser una gran artista, pero sí es necesario conocer los principios del diseño gráfico. Es necesario saber usar la jerarquía, combinar colores, saber organizar la información para que sea entendida, saber escoger el tipo de gráfico que conviene en cada situación, saber si usar tablas, texto, etc. Bueno, y luego, a practicar, pues la única manera de hacer infografía es empezar a hacer infografía.

Fuentes:
Revista El Educador – Entrevista versión PDF
Cuaderno Intercultural
Campus Digital


Comentarios