Un FIB muy diferente…

maria cuevas
julio 18, 2011
COMENTARIOS
Arctic Monkeys en FIB 2011. Fiberbib Flickr

Arctic Monkeys en FIB 2011. Fiberfib Flickr

Maldigo el momento en que este año no compré la entrada para el Festival Internacional de Benicàssim (FIB). Una, que se ahoga en un vaso de agua y decidió que, ante tantas inseguridades en esta fecha veraniega en la que nadie sabe en invierno, cuando salen a la venta los abonos, si va o si viene, dejó pasar el tiempo y el FIB se echó encima sin previsiones como para liarse la manta a la cabeza y plantarse en Benicàssim. Bueno, eso, y que hay cosas pendientes que dejar terminadas para final de mes… como diría mi madre: “primero la obligación, y luego la devoción”.

El caso es que, como un pasmarote, me quedé en la jungla de asfalto, también conocida como Madrid, viendo cómo mis amigas se marchaban… y yo me quedaba…

“Ahora, que esto no va a acabar así”, dije para mis adentros, y monté un fabuloso dispositivo en el que la página web del festival, con sus retransmisiones en directo, jugaba un papel importantísimo. Venga efescinco todo el rato para ver si empezaban ya de una vez los conciertos que me interesaban… me ponía tan nerviosa, ¡que quería que empezasen antes del horario programado! Y… voi- là!, The Undertones sonaban como dioses en mi habitación, también conocida como Cajita de Zapatos y hacían que me olvidase de todos esos quehaceres que me habían dejado atada en Madrid… ¡qué buenos son!, ¡Qué míticos!… ¡Y yo en mi casa, con el moño en la cabeza en vez de en el festival con mis shorts y un bronceado recién cazado durante el día en la playita!… ¡Cuánta crueldad!

Imagen de previsualización de YouTube

…Pero no hay dolor, me dije, y entonces empecé a pensar que era un rollazo escuchar los conciertos yo sola, sin comentar ni nada –sin comentarlos yo con el de al lado y sin que nadie me hiciese comentarios a mí-… Me di cuenta que quizás hablar sola no fuese lo mío, pero sí escuchar comentarios… y no unos comentarios cualesquiera, ¡ni hablar, yo quería calidad!, así que puse Radio3… y claro, la cosa ya estaba muchísimo mejor.

¡Ójala fuese periodista acreditada en el FIB!… de hecho soñé que lo era  -la noche del viernes al sábado, con Julian Casablancas sonando en mi cabeza aún-, y que al día siguiente conocía al genial Alex Turner y a los demás Monos Árticos… ¡soñar es gratis, free, frei, gratuit, libero! Y además, ¿sabéis qué? ¡Que también comentaba su concierto! -que por cierto, Señor Concierto, así, en mayúsculas, que dieron los chavales-.

Imagen de previsualización de YouTube

Hoy, con toda la resaca de la emoción y con los testimonios de mis amigas poniéndome los dientes tan largos que voy a arañar el suelo, he decidido que a mí esto no me vuelve a pasar, ¡no, no y no! Voy a ir al FIB, voy a ir como lo que soy, Periodista, y voy a fusionar vocación y pasión para hacérsela llegar a los pobres que, como yo este año, no puedan ir. Por supuesto, debería poner toda la carne en el asador, prepararme para el momento… así que he decidido que lo mejor será plantearme hacer algún máster como el Máster Universitario en Música como Arte Interdisciplinario de la Universidad de Barcelona, la Universidad Rovira i Virgili y la Escuela Superior de Música de Cataluña.

Comentarios