Construye tu futuro estudiando arquitectura

Abigail MendozaAbigail Mendoza
octubre 13, 2011
COMENTARIOS
Estudia arquitectura (Foto: viajes-idiomas.es)

Estudia arquitectura (Foto: viajes-idiomas.es)

Si admiras construcciones antiguas, como las pirámides de Egipto, el Palacio Imperial de Beijing o la Gran Muralla de China, hasta otras más modernas, como la nueva zona de Pudong de Shanghai, u otras nacionales, como el Estadio Azteca o las Torres de Satélite; si nombres como Luis Barragán, Juan O`Gorman o Mario Pani no sólo te suenan conocidos sino son un referente para ti, seguramente la arquitectura, una de las 7 Bellas Artes, te apasiona.

La arquitectura, no sólo es el arte de proyectar y construir edificios, envuelve mucho más: cuestiones estéticas, sociales, económicas e incluso ecológicas; es el legado del hombre a través de los tiempos. Si estás pensando en estudiar arquitectura o si ya te encuentras realizando estudios universitarios o quieres seguirte especializando, seguramente la siguiente información te interesara.

Como te lo prometimos, a continuación te presentamos algunos puntos que compartió con Universia el reconocido arquitecto Miquel Adrià, director general de Arquine, Revista internacional de arquitectura y diseño, y autor de varios libros sobre la materia, quien nos platicó sobre los retos y las satisfacciones que da esta profesión.

Cualidades, dificultades y uno que otro tip

Si eres estudiante de nivel medio superior seguramente te preguntarás, ¿qué cualidades u habilidades requiero para estudiar arquitectura?

Para Miquel Adrià es un poco excesivo pedirle a los estudiantes que cumplan con ciertas características a la hora de emprender estudios de arquitectura, como que sepan dibujar, pues, comenta “lo que hace falta es un buen grado de curiosidad, gente inquieta, con ganas de conocer, con ganas de aprender, porque finalmente la arquitectura sirve para construir, pero también sirve para disfrutar las ciudades, para entender un poco más el cine, sirve para viajar y sirve para comer”.

Por lo tanto, asegura, al ser la arquitectura una disciplina tan amplia, las características más importantes que debe poseer el estudiante deben ser la curiosidad y el interés por aprender.

¿Y qué se necesita para llegar a ser un buen arquitecto?

“Para llegar a ser arquitecto hay que ir a donde hay buenos maestros”, responde Adrià, en México, por ejemplo, hay unas 180 escuelas dedicadas a la enseñanza de la arquitectura, sin embargo, destaca, son pocas las que sobresalen en la labor de formación, y esto quizá es una de las razones que lleva a algunos estudiantes a sentirse poco motivados o a desertar, más allá del nivel de exigencia o esfuerzo que requieren los estudios (pues para Adrià las universidades del país no suponen un grado excesivo). Lo fundamental, dice, es que las escuelas sean de excelencia, pues de esta forma no importarán los esfuerzos que los alumnos tengan que poner, ya que “estarán bien motivados por los buenos maestros”.

El arquitecto también compartió algunos tips que les servirán en el ejercicio de su profesión a los ahora estudiantes de arquitectura.

Pequeños detalles como cargar con una libreta, pueden marcar la diferencia. “Cargar con una libretita en el bolsillo y un lápiz o una pluma que sirvan para ir capturando la realidad, para ir viendo un detalle que nos gusta y dibujarlo, también para ir tomando nota de soluciones que al dibujarlas las entendemos más”, dice.

El estudiante de arquitectura debe andar con curiosidad por el mundo, tratar de ver cómo se organiza, cómo se construye, analizar cómo alguien resolvió una ventana, pues, al dibujarla se pondrá en el lugar de quien lo pensó y lo entenderá. Reparará en lo que nos hace iguales y lo que nos hace distintos, por ejemplo, cómo es una ventana aquí, cómo es en Michoacán o en Gran Bretaña, lugares que requieren de soluciones diferentes y que tienen que ver no sólo con quien las construye, sino con el clima y otras situaciones.

Sobre las satisfacciones que le ha dejado la práctica de la arquitectura, Adriá comenta que son tantos como tan amplio es el abanico de la profesión, pues ésta le ha permitido desarrollarse también en la investigación, la escritura y la docencia.

Si eres estudiante o recién egresado, la arquitectura te permitirá, sin duda, comprender aspectos culturales e históricos y disfrutar mucho más de lo que te rodea.

Ya soy arquitecto, ¿ahora?

Si ya eres arquitecto y deseas complementar tus estudios, quizá te interese realizar el máster: Laboratorio de la vivienda del siglo XXI, el cual combina la teoría y la práctica, y que es impartido por Arquine, en conjunto con la Universidad Iberoamericana y la Universidad Politécnica de Cataluña. “La vivienda es la esencia de nuestras ciudades. La mayor parte de las construcciones son espacios para habitar, formal o informalmente. México no es la excepción sino el ejemplo y el caso de estudio. Este Máster además de equilibrar e imbricar las vertientes teóricas y prácticas, se basa en una estrecha relación con la sociedad, a través de administraciones públicas, colegios profesionales, universidades, empresas constructoras y promotores”.

A quién se dirige: A un público amplio, aunque está pensado especialmente para arquitectos superiores y técnico, también incluye a ingenieros, licenciados en sociología, ciencias políticas, derecho y economía.

Certificados a obtener: Diploma Oficial emitido por la Dirección de Educación Continua de la Universidad Iberoamericana y el Título de Master otorgado por la Universidad Politécnica de Cataluña (este título no cuenta con Registro de Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios “RVOE” ante la SEP).

Equipo Docente (México y Barcelona): Josep María Montaner, Julio Gaeta, Miquel Adrià, Zaida Muxi Martínez, David Hernández Falagan, Verena Andreatta, Paloma Vera, Adriana Ciocoletto, Christine Van Sluys, Manuel Bailo, Alexandre Lenoir, Juan Carlos Tello, Alejandro Hernández Gálvez, Fernanda Canales, Victor Márquez, Javier Sánchez, Francisco Pardo, Eva Prats, Ricardo Flores y Roser Casanovas.

Para más detalles sobre este Máster, puedes dirigirte al portal de Arquine.

Por Abigail Mendoza

Comentarios