Open Course Ware, una oportunidad abierta

Jose Carlos SánchezJose Carlos Sánchez
abril 19, 2012
COMENTARIOS

Seguro que todos conocemos a alguien que en un momento determinado decidió estudiar. Pero no en el momento “típico”, sino una vez establecido, con un trabajo o simplemente motu propio sin vocación de finalizar carrera alguna; esto es, por el placer de aprender. Es el caso de aquellos que, no contentos con la titulación cursada, añaden a su haber otra atendida a distancia, por ejemplo mediante la UNED española o la Open University británica. La formación nunca se termina. Es una carrera constante en la que, lamentablemente, siempre se tienen las de perder. Sin embargo, la red ha supuesto un nuevo aliciente para todos aquellos que disfrutan con el saber. Internet ha reducido el mundo a una pequeña aldea (una versión avanzada de aquella  a la que se refería McLuhan), en la que el conocimiento fluye sin parar.

Hoy, un estudiante puede introducirse en Internet y a través de bibliotecas universitarias o simplemente gracias a otro usuario conseguir artículos académicos extranjeros, películas descatalogadas de los orígenes o cualquier otro elemento similar. Al igual, artículos de prestigiosos pensadores que antes habría que buscar en alguna sesuda revista hoy nos llegan a nuestro correo electrónico vía RSS. Solo hay que poseer (y vincularse con) las fuentes adecuadas.

Un buen ejemplo de estas fuentes son los Open Course Ware (OCW) o “cursos abiertos”. Uno de los campos aún en revolución por la red es la enseñanza, especialmente el terreno del autoaprendizaje.

De forma simple, podríamos decir que el OCW consiste en que las universidades, los profesores, faciliten el material utilizado en sus asignaturas para difundirlo libremente en la red. La web se convierte entonces en el nuevo aula. Cualquier persona, sin necesidad de vinculación alguna con la institución (por ejemplo el pago de una matrícula), puede acceder a él. Se trata de mucho más que un simple vistazo a Google. Los cursos más elaborados se dividen por unidades didácticas (el “tema” de toda la vida) que incluyen prácticas (resueltas para poder autocorregirse) más lecturas o textos complementarios.

Por ejemplo, si quisiéramos buscar información o seguir un curso sobre Economía para comprender un poco mejor qué pasa en el mundo en los últimos años y dejar de ser profanos en los diarios económicos, podemos acudir al portal OCW de Universia y buscar por áreas de conocimiento. Está ordenado alfabéticamente así que resulta muy fácil.

Selecionamos la “e” de “Economía” y… voilà: el buscador nos devuelve, entre otras, una materia denominada “Economía Financiera y Contabilidad”, ideal para estos tiempos. Dentro de la categoría, la web nos ofrece los distintos cursos de cada universidad. Se trata de cotejar un poco y elegir el que más nos agrade. El resto del trabajo solo estará limitado por uno mismo.

Conviene recordar que la mayor o menor calidad de un curso OCW radica principalmente en el responsable del mismo (el profesor o profesores que lo suben), pero también en la organización que los aloje en su plataforma, pues se entiende que ésta querrá mantener un determinado nivel (el estándar de calida) en la mayoría de sus aprotaciones al mundo Open ware. Por lo tanto, a veces un buen indicador puede ser qué universidad lo oferta (existen varios premios que reconocen la labor OCW).  Es cuestión de tener un poco de ojo, igual que uno intenta no estudiar en cualquier universidad tampoco debe conformarse con cualquier OCW, aunque es justo reconocer que muchas veces aparecen auténticas joyas ocultas en el lugar más inesperado.

No solo para estudiantes

Es cierto, los estudiantes son los principales usuarios. Pero sería un error limitarse a ellos. Pongamos por ejemplo que una persona ha querido toda la vida saber sobre Historia comtemporánea y por diferentes avatares jamás ha podido. Hoy vive conectado a la red, ¿por qué no saldar esa deduda con el pasado? Personalmente, confieso que me ha asombrado más de una vez la dedicación, disciplina y entusiasmo que personas que no han sido universitarios han depositado en su formación.

Por lo tanto, estudiante: no pierdas de vista los diversos repertorios OCW. Mantendrán tu formación en marcha y te facilitará solventar las lagunas que la Universidad pueda crear. Y para ti, cualquier otra persona que simplemente deseas aprender, tampoco los pierdas. OCW es, al fin y al cabo, universidad para todos.

Comentarios