Colombia evoluciona en la formación de programas doctorales

Óscar AndrésÓscar Andrés
mayo 3, 2012
COMENTARIOS
Universidad nacional Radio

Universidad Nacional Radio

Estudiar es una acción que nunca termina. Pensando en esto, expertos debatieron sobre la situación de los doctorados en Colombia, durante el programa UN Análisis de la radio de la Universidad Nacional de Colombia.

En Colombia existen 80 universidades de las cuales 39 tienen doctorados, la mayoría de ellas públicas. En total son 169 los programas que cuentan con registro calificado, 51 de la Universidad Nacional de Colombia.

Al respecto, Natalia Ruiz, directora de Formación de Educación Superior del Ministerio de Educación Nacional, señaló que “solo hasta hace unos dos años comenzamos a hablar de autoevaluación y acreditación de los posgrados; en el momento, contamos con un programa con acreditación de alta calidad en el país, lo cual quiere decir que nos queda muchísimo por hacer para un aseguramiento de la calidad educativa”.

En este sentido, Édgar Daza Caicedo, doctor en Ciencias y director Nacional del Programa de Posgrados de la Universidad Nacional de Colombia, precisó que “somos una Institución pionera a nivel nacional; el primer doctorado que se creó en el país fue el de Filosofía en los años setenta y después fueron los de Ciencias en los ochenta, lo cual afianza la formación a este nivel en nuestra Universidad. Algunos de nuestros programas están bien consolidados, otros aún están en ese proceso y van pasando por sus diferentes etapas, asimismo hay varios en preparación, pero prácticamente cubrimos todos”.

Según los datos del Observatorio Laboral, en el país se han graduado 209 doctores en 10 años, de los cuales el 40% corresponde al área de Ciencias Básicas e Ingeniería.

Por su parte, Sonia Monroy, directora de las Redes de Conocimiento del Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (Colciencias), indicó que “la política de este instituto ha cambiado a través del tiempo. En la década de los noventa se otorgaban becas para estudiar en el exterior, dado que eran muy pocos los existentes en Colombia; pero, actualmente, son 40% nacionales y 60% internacionales porque el país ha evolucionado en la formación de programas doctorales. Asimismo, el número de becas aumentó de 80 a 564 al año y la meta para el 2014 es pasar a 1.000 anuales”.

Sin embargo, Carl Langebaek, arqueólogo, PhD en Antropología de la Universidad de Pittsburgh y vicerrector de Investigación de la Universidad de los Andes, aseguró que “la situación de doctorados en Colombia, pese a los esfuerzos de los últimos años y a los avances muy positivos frente a la financiación que ofrece Colciencias, todavía muestra un escenario muy triste; el país es uno de los más rezagados en este sentido dentro América Latina. Por ello, en nuestra universidad se tomó la decisión de tomar la investigación como fuerte de la institución, pero para esto es necesario tener doctores, de allí que tengamos ahora 18 programas doctorales con unos 350 estudiantes”.

Los temas de doctorados han cambiado, hoy en día las fronteras de un área de conocimiento con otra evidencian tendencias inter, multi y transdisciplinares. Sin embargo, frente al déficit de doctorados que tienen las diferentes áreas del saber, realmente son cifras menores.

En referencia a lo anterior, Javier Sáenz, profesor del Departamento de Sociología y director del Doctorado en Ciencias Humanas y Sociales del Centro de Estudios Sociales (CES) de la Universidad Nacional de Colombia, señaló que “Las Ciencias Humanas y Sociales no han tenido incentivos en los últimos Gobiernos, a nivel de doctorados como se han tenido en otros campos, no se cuenta con los recursos suficientes”. Aun así, Monroy destacó el alto nivel de becas entregadas a este sector de la educación.

Los doctorados tienen una característica especial y es que cuestan muchísimo porque usualmente requieren una inversión de tiempo por parte del profesorado y de los estudiantes, así como insumos; sin embargo, los doctorados de verdad, tienen que ser con estudiantes de tiempo completo; pero, además, son formaciones que rara vez el estudiante puede pagar por su cuenta.

Por su parte, Carlos Soto, doctor en Didáctica de las Ciencias y coordinador del Doctorado en Educación de la Universidad de Antioquia, planteó la preocupación sobre el costo de la formación doctoral: “Las universidades públicas consideran que la financiación de posgrados tiene que estar autosubsidiada, costo que prácticamente están asumiendo las familias colombianas por falta de becas que nutran el sistema, o si las hay son insuficientes”.

Finalmente, el Ministerio de Educación precisó que ha convocado a las universidades para transformar sus programas de posgrados, de especialización a maestría y de allí a doctorado de forma abierta: “En cuestión de doctorados se requiere tiempo, porque los necesitamos en el país para poder estudiarlos y hacer investigaciones de alto nivel. Y profesores con estos currículos son muy escasos”.

Comentarios