Píldoras de formación en la red. Aprende lo que quieres.

Jose Carlos SánchezJose Carlos Sánchez
junio 13, 2012
COMENTARIOS

Desde siempre se ha soñado con la posibilidad de condensar el conocimiento en pequeñas pastillas. Una vez hecho, para formarse y aprender solo sería necesario tomarlas.Rápido, directo y cada persona podría elegir qué pastillas consume, qué conocimientos adquiere. Ahora, un grupo de jóvenes ha trasladado esa filosofía a la nube y la ha mezclado con el potencial interactivo de la red. ¿El resultado? Floqq.

Aprende lo que necesitas y nadie te enseña. Let’s Floqq“. Para ellos la ecuación está clara. Su certeza es “que el paro es el mayor problema de nuestra generación”. Pero también existen puestos de trabajo con paro cero, puestos que “no existían hace cinco años”. Por lo tanto, continúan, “la mitad de las habilidades técnicas que aprendas este año estarán desactualizadas dentro de dos”.

Sostienen que “lo que hoy se busca son profesionales que resuelvan problemas concretos, ¡no una acumulación de títulos!”. Algunos estudios parecen avalar su argumento pues el número de empresas que valoran más la experiencia previa (el saber hacer práctico) que una buena formación aumenta cada vez más. De esta manera, la nueva pregunta es, ¿qué sabes hacer? Floqq suma a esa pregunta -dirigida al profesional dispuesto a enseñar- la de “¿y tú qué quieres aprender?”.

El método lo definen en su página web en cuatro características básicas: 1) Píldoras de formación cortas y totalmente prácticas, 2) solo las habilidades más demandadas por el mercado ahora, 3) impartidas por los profesionales que las emplean a diario y 4) de forma presencial en tu ciudad. De forma resumida, una “plataforma que pone en contacto profesores con alumnos para impartir formación”.

Antes la universidad era una garantía de empleo seguro. Hoy se habla de “titutilits”. Proyectos como este, además de resultar tremendamente útiles para la formación, nos recuerdan que es momento de preguntas, de cuestionarse lo establecido. La tecnología se está trenzando en nuestro quehacer diario. Algunos opinan que sibilinamente, otros que evangelizante, salvadora. Sin necesidad de decantarse por una u otra opción, que los métodos de eneñanza están siendo puestos en cuestión es una evidencia. ¿Son demasiado rígidos los contenidos? ¿Se memoriza o se practica?

El debate es tan viejo como el sol. También la semilla de las alternativas. Los metódos de aprendizaje autónomo existen hace tiempo ya. Las nuevas tecnologías han sido el gran catalizador que acercó las mejores bibliotecas a nuestro ordenador. Es el caso del Open Course Ware, o las universidades en abierto u online. Sin embargo, esos mismos métodos aún se rigen por el esquema tradicional, por la organización típica de cualquier plan de estudios.

La cuestión clave es que en el contexto actual, los trabajadores tienen que dominar cada vez más tipos de herramientas. Mantenerse al tanto. La dinámica propia del mundo empresarial es tan vertiginosa que el concepto de aprendizaje permanente es hoy más necesario que nunca. Sobre todo en aquellos ámbitos, esos nuevos puestos de trabajo -relacionados con las TIC-, donde los primeros pasos son los nuestros. Ergo, también podemos ser los maestros.

 

Comentarios