Estudiar idiomas en el extranjero pese a la crisis

Miguel Ángel CondeMiguel Ángel Conde
julio 11, 2012
COMENTARIOS

Es evidente que la situación por la que pasamos muchas personas nos impida realizar muchos de los planes que teníamos en mente, pero aún hay formas de “seguir hacia delante”. Más que nunca, en épocas de crisis debemos instruirnos en pos de alcanzar mayores conocimientos en distintos campos. ¿Un buen ejemplo? Estudiar idiomas en el extranjero.

 

Actualmente hay muchas agencias que se dedican a gestionar cursos en el extranjero para jóvenes en verano. Se trata de aprovechar el tiempo con conocimientos de un segundo idioma para estar mejor formados a la hora de salir al mercado laboral. Pondremos algunos ejemplos de estas agencias que han visto un filón de negocio en este segmento de mercado:

Easy-Go, con una antigüedad de 10 años, ofrece cursos para jóvenes en Sevilla que quieren marcharse al extranjero. La mayoría de la demanda se la lleva Inglaterra, con una estancia media de cuatro a seis semanas y con alojamientos en familia o residencia de estudiantes. El único bajón que ha tenido este sector es el del periodo de estancia, que ha pasado de tres meses aproximadamente a uno y medio.

Clic es otra empresa dedicada a ofrecer cursos en otros países. Para esta agencia, la demanda sigue siendo bastante alta. Los estudiantes conviven entre mes y mes y medio. Los destinos que más se solicitan suelen ser naciones en los que el inglés, el francés o el alemán son la lengua materna.

Entre las razones de la demanda en este sector tenemos que los padres siguen invirtiendo en la educación de sus hijos para que este preparado cuando el mercado laboral se recupere. Por parte de los hijos, es una experiencia, única en la vida, de vivir en otro país y cuya mayor preocupación será la de aprender el idioma y las costumbres.

La crisis asfixia muchas oportunidades, así que las que quedan son aprovechadas por los jóvenes. Además, el nivel de idiomas de España no es uno de los mejores en Europa por lo que estas iniciativas vienen como anillo al dedo a los futuros trabajadores del mercado laboral español.

Comentarios