Actualidad Universitaria

Durmiendo bien se multiplica mejor

Nuria GarcíaNuria García
febrero 24, 2011
COMENTARIOS

Fuente: Flickr. Autor: mrehanDormir bien, lo justo y necesario tiene incontables beneficios para la salud y para la mente. Todos conocemos los efectos de una noche loca seguida de pocas horas de sueño y con el consecuente mal humor y mal estar que nos genera el resto del día en clase o en el trabajo (¡si es que acaso vamos!). O lo que es peor, una noche en la que intentamos acostarnos pronto ya que nos espera un día de concentración pero es imposible conciliar el sueño y las horas pasan y nos vamos alterando y…en fin, no es necesario ser tan negativo para estar al tanto de lo importante que es contar con unas buenas horas de sueño en nuestro cuerpo. Entonces lo de que se tiene más claridad para multiplicar se entiende, ¿no?.

LEER MÁS

Actualidad

Dormir más mejora el rendimiento académico

cerberoDavid Nuñez
julio 7, 2010
COMENTARIOS

¿A quién no le cuesta levantarse para ir a la universidad y pone el despertador cada diez minutos para quedarse un ratito más en cama? Creo que a muchos le pasa esta situación pero les cuento que en un estudio realizado en el internado de St. George’s School, en Rhode Island, en el noreste de EE.UU. se determinó que 30 minutos más de sueño mejora el rendimiento académico, el humor y la atención en clases.

LEER MÁS

Un mal ejemplo

Paloma MarínPaloma Marín
abril 8, 2010
COMENTARIOS

Robespierre. La muerte es el comienzo de la inmortalidad.

O de un viaje. Según se mire.
Y si no que se lo digan a Curt Willi Jarant, un anciano de 91 años que estuvo a punto de coger un vuelo el sábado pasado, a pesar de haber fallecido el día anterior.

Porque a esa edad uno no está ya para discusiones…y si tu mujer y tu hija se empeñan en subirse a un avión, pues uno se sube. Sin rechistar.
A ver si es que ahora estar muerto va a ser impedimento de nada. Menudas son.

Además, seguro que pasan desapercibidos…nadie tiene por qué enterarse. Sólo hace falta sentar el cadáver de Wili Jarant en una silla de ruedas, encasquetarle unas gafas de sol… y decir que está dormido, en caso de que a alguien se le ocurra preguntar.

Y así, en base a esta línea de pensamiento y a esta depuradísima técnica, se presentaban dos mujeres en el aeropuerto John Lennon de Liverpool, este fin de semana, dispuestas a embarcar a su pariente Curt rumbo a Berlín como si se tratara de un pasajero más.
¿Por qué no?

LEER MÁS