El arte del buen cocinar

Diana RiveraDiana Rivera
mayo 12, 2009
COMENTARIOS

El arte del buen cocinarChupe de camarones, seco de cordero, ceviche, picarones, anticuchos, son sólo algunos de los platos y postres peruanos que encantan a propios y extraños. Nombrarlos todos sería imposible porque existen más de tres mil platos diferentes, eso sin contar las nuevas creaciones. Y es que hablar de comida peruana es hablar de diversidad, cultura y tradición; una tradición que nos viene de pequeños, cuando las reuniones familiares eran en la casa de la abuela, en una gran mesa con suculentos y variados potajes.

El por qué de la exquisita cultura culinaria peruana se debe básicamente a ciertos factores. Según el ex director de la Escuela de Chef de la Universidad San Ignacio de Loyola, Antonio Tacchino, se debe a que desde pequeños nos la han inculcado; las abuelas siempre cocinaban con sus “secretas recetas” y desde ahí ya le inculcan a uno ese gusto por la cocina, por descubrir ese ingrediente misterioso. Si a esta tradición se le suma la inmensa variedad de productos, especies y sobre todo el ingenio peruano, resulta una de las mejores gastronomías del mundo, es decir la peruana.

Ahora acostumbramos ir a restaurantes que tengan ese mismo ambiente familiar, un buen servicio en el que se pueda disfrutar de un agradable momento y sobre todo buena comida. Pero detrás de aquel suculento platillo, coexisten diversos talentos que van desde la administración del restaurante, pasando por la atención a los clientes, hasta la preparación de los alimentos.

Opción educativa

El llamado “boom” gastronómico por el que atraviesa nuestro país ha enriquecido la oferta académica de universidades e institutos. Hoy, más jóvenes optan por estudiar estas carreras “no tradicionales”, que ofrecen un amplio sector laboral (restaurantes, hoteles, cruceros, campamentos mineros, catering entre otros), así como estudios y convenios en el extranjero.

La diversidad de nuestra comida es cada vez más reconocida en el exterior, pronosticando que en unos años el Perú será la fuente de la gastronomía más rica del mundo.

“Todos los estudios de mercado hechos fuera del Perú por empresas internacionales indican que el concepto culinario más en alza en el mundo es el peruano, que la demanda del consumidor internacional por conceptos peruanos rebasa largamente a su oferta, que invertir en un restaurante peruano bueno es invertir sin riesgo en cualquier ciudad norteamericana o europea”, aseguró Gastón Acurio en un discurso de Orden en la Universidad Pacífico.
 
Calidad de exportación

“No basta con saber cocinar, hay que ser talentoso y saber crear” afirma Tacchino. Si dicen que el que estudia triunfa, entonces en esta carrera el que es talentoso e innovador será uno de los mejores chef. Además si tiene visión de negocios pondrá su restaurante y no se quedará contento con tenerlo sólo aquí, en Lima, sino que exportará su marca para conquistar territorios donde ya otros- como Astrid y Gastón, Segundo Muelle y Pardos Chicken, entre otros- han triunfado.

Sin quedarnos sólo en la costa, los platos regionales y de la selva también son una fuerte oportunidad para combinar y crear nuevos potajes. Esas regiones son un nicho de mercado que busca ser expandido y reconocido.

“Detrás de nuestra entrañable cocina criolla, de nuestras pollerías, de los chifitas de barrio, de la cocina novoandina, de las picanterías arequipeñas, de los anticuchos, de los sánguches, de la cocina nikkei o de las cebicherias, existen oportunidades inmensas de crear conceptos que trasciendan su ámbito local para convertirse en productos, productos peruanos de exportación que no solo aspiren a codearse con conceptos ya instalados globalmente como pizzerías, hamburgueserías, sushi bares o taquerías mejicanas, sino que, además, generen al Perú enormes beneficios tanto económicos como de marca país”, señala Gastón Acurio.

LEER MÁS