Carreras y cursos | Estudios | Formación | Humanidades, Letras y Arte | Música

Disfruta haciendo lo que te gusta y estudia música

Abigail MendozaAbigail Mendoza
octubre 31, 2011
COMENTARIOS
Estudia música (Foto: musicoscuanticos.blogspot.com)

Estudia música (Foto: musicoscuanticos.blogspot.com)

La música, el arte de las musas, es una de tus mejores compañías; desde los compositores del periodo Clásico, del Barroco o el Romanticismo: Beethoven, Mozart, Vivaldi, Tchaikovsky o Chopin, hasta las voces privilegiadas de las óperas de Rossini y Bizet, o los grandes músicos del rock y el jazz. Escuchar y conocer sobre música para ti es un deleite, pero componerla y tocarla es tu pasión; pero, estudiar música, ¿vale la pena?

En Universia México entrevistamos al Mtro. Javier Platas, músico y productor radiofónico, conductor del programa La Otra Versión, transmitido por Opus 94.5 del Instituto Mexicano de la Radio, quien nos platicó sobre los retos que implica esta profesión, así como sus gratificaciones.    

¿El músico nace o se hace?  

Se necesitan dos cosas, primero, enumera el violonchelista, tener talento para la música, es decir, contar con ciertas características especiales como un mejor oído que otros y, segundo, un sentido muy alto de la disciplina. “Para ser músico el talento es muy importante, hay quien dice que para ser artista se necesita 90 por ciento de talento y 10 por ciento de disciplina, pero yo creo que no, yo creo que es el mismo porcentaje: tiene que haber talento, pero tiene que haber una correspondencia con la disciplina, con la adquisición de una técnica, con la curiosidad permanente por el conocimiento, porque la música no es un ente aislado”, asegura.

Para quienes aspiran a ser artistas, específicamente músicos, algo muy importante es entender que las cosas no caen del cielo, que hay que buscarlas y trabajar en equipo con otros expertos para alcanzarlas, por ejemplo, para la labor de difusión y promoción. “Luego hay jóvenes que piensan que es muy fácil llegar a ser solista o cantantes, pero no es sencillo, se necesita talento, se necesita disciplina, se necesita conciencia de trabajo en equipo, y de que uno no puede llegar a hacerlo todo, se requiere de ayuda de otros profesionales para lograr objetivos”, advierte. 

 ¿Cuáles son los retos?  

Para el Mtro. Javier Platas, uno de los principales retos de la carrera es su duración, pues oscila entre los 8 y 10 años; entonces, el primer objetivo debe ser concluir los estudios y titularse como ejecutante en música, pues “el camino es largo y difícil, o como dice la canción de The Beatles, es un largo y tortuoso camino”. Asimismo, buscar la manera de sustentar los estudios es otra de las complicaciones, en este sentido, anima a los estudiantes a destacarse y solicitar una beca, ya sea de alguna institución pública o privada, pues generalmente los trabajos de músico durante la carrera son muy desgastantes.

Sobre los retos a los que se enfrentan los egresados, el Mtro. Platas comenta que ante la actual crisis la competencia es muy fuerte, por lo que se requieren acciones en diversos niveles, por ejemplo, promocionarse a través de una página de Internet, que es un medio relativamente barato y de gran alcance, grabar un disco o recurrir a las radiodifusoras.  Sobre la formación, agrega, es fundamental que las escuelas de música incluyan conocimientos sobre ingeniería de audio.

 ¿En dónde y por qué estudiar música?

 El talento natural que alguien tiene puede ser enriquecido grandemente por el estudio profesional de una carrera y, comenta el músico, en México algunas instituciones de gran calidad que pueden dar una formación profesional y a tono con los momentos actuales en la música y el arte en general son el Conservatorio Nacional de Música (INBA), la Escuela Nacional de Música (UNAM), la Escuela Superior de Música (INBA), y la Escuela de Música, Vida y Movimiento (CCOY).  

“El baño de oro”

Un músico que quiera mantenerse en forma en lo referente a la técnica musical, añade, “todos los días tiene que darse lo que un  amigo mío flautista llama ‘el baño de oro’, que es un eufemismo para describir que todos los días el músico tiene que hacer una rutina de ejercicios de su instrumento para estar a tono, para estar afinado, para estar en dedos, decimos los músicos, para tocar con agilidad, para tener un sonido hermoso. Esa es una primera cosa que un joven músico tiene que aprender, todos los días tener una rutina de 15 o 20 minutos”.  

Además, dice, los estudiantes de música deben poseer una curiosidad inmensa por su área, pero también por todas las áreas de la cultural, por las matemáticas, por los espectáculos, por la pintura y por la comida. “Tiene que haber una curiosidad inagotable”.

¿Cuáles son las gratificaciones de la música?

 El deleite propio de escucharla o de hacerla, responde, “cuando tú llegas a tocar una obra, después de mucho estudio, y tienes una respuesta del público, aunque sea una persona o sean 8 mil, si logras conmover a ese escucha, esa es una de las más grandes recompensas que puede tener el músico. El reconocimiento del que te está escuchando, eso no tiene comparación. Por otro lado, tener la satisfacción de tener una vida decorosa, porque como músico se vive muy decorosamente”.  

Lo más importante, concluye, es disfrutar la música, pues si ésta se empieza a sufrir entonces ya no funciona. “La vida se tiene que disfrutar y la música se tiene que disfrutar; es decir, la profesión que eliges tienes que disfrutarla para poder hacerla bien”.

Así que, si la música es tu talento, no dudes en emprender tus estudios y disfrutar de la vida haciendo lo que te gusta pues, al final, de eso se trata la vida.  

Por Abigail Mendoza

LEER MÁS