Actividades culturales | Congresos y jornadas

Heroínas

Sara PachoSara Pacho
marzo 16, 2011
COMENTARIOS

Fuente foto: stock.xchngPerdí mis mejores años siendo mantenida por un hombre, sin hacer nada aparte de lo que creía que lo beneficiaría y ayudaría. (…) Sé que fui tan estúpida como se puede ser, pero fui sinceramente estúpida. Imagino, o por lo menos espero, que me recobraré poco a poco. Voy a intentar crear una vida nueva, colocando mi energía en algo que me ayude a superar esto del modo más inteligente.” Frida Kalho

Sobre su cama continúan colgados los retratos de Lenin, Stalin y Mao Tse Tung. En su estudio, permanece intacto su caballete, junto a sus pinceles y sus libros. En la cocina encontramos las ollas de barro y cazuelas. En su comedor, aún puede sentirse la sombra de algunos de sus comensales: André Breton, León Trotsky, Carlos Pellicer.  También pueden verse, cómo no, las muletas, corsés y medicinas, como testigos directos de su desagradable rutina.

El terrible accidente que sufrió a los 16 años fue decisivo en la vida de la Frida Kalho artista, ya que fue durante el gran período de convalecencia cuando empezó a pintar. En sus obras el accidente está inevitablemente presente. En ellas se mezcla la alegría de vivir con la angustia de hacerlo, la ternura y la crueldad, los temas sombríos con los colores vivos

LEER MÁS