Periodo de relax…¡por fin!

Cecilia GregorioCecilia Gregorio
enero 7, 2011
COMENTARIOS

Este año había pedido a los Reyes Magos que me trajeran un poco de calma y serenidad. Y es que estas Navidades la salud de muchos se ha visto resentida después de tanta juerga de un sitio a otro. Y qué mejor para nuestra salud que apuntarnos a clases de relax para descarga la tensión y el estrés acumulado en estos días de fiesta.
Después de tanto jaleo llega un momento que uno acaba agotado y sin fuerzas. La Navidad, la entrada al año nuevo y la llegada de los Reyes Magos dejan a uno “destrozado” en todos los sentidos.
Parece que no pero los viajes, las comidas y cenas familiares, las salidas con los amigos o lo que es peor ir de compras apurando hasta el último momento es algo que te cubre el cupo de energías por un día.

LEER MÁS

Formación

Plan Contigo: el decálogo de seguridad para Navidades

Cristina de DiosCristina de Dios
diciembre 27, 2010
COMENTARIOS

Creo que una de las cosas que todos queremos es vivir tranquilos, sin delincuencia ni vandalismo. Muchas veces, las fiestas (ahora las navideñas), son sinónimo de inseguridad. El alcohol o las aglomeraciones son dos factores principales que provocan, en muchas ocasiones, distintos altercados relacionados con la agresividad o con los robos entre otros.

Por eso, la Policía Nacional y la Guardia Civil han elaborado el Plan Contigo. Se trata de un decálogo de seguridad para Navidades que han publicado en Tuenti, la red social española por excelencia.

De esta manera, enseñan a los jóvenes unas pautas básicas de seguridad para llevar a cabo en las fiestas navideñas pero que también pueden resultar muy útiles a lo largo del año.

El decálogo es el siguiente:

“1. En las celebraciones con amigos, familia o compañeros, la alegría y la fiesta debe respetar el descanso de los demás, el mobiliario urbano e instalaciones de cualquier recinto. No recurras a la violencia, ni dejes que lo haga ninguno de tus colegas: nunca es el fin, sino el principio de otros problemas. La edad mínima para acceder a locales de ocio nocturno y el consumo de alcohol es de 18 años. Si te lo requieren, deberás identificarte con tu DNI, para demostrar que superas esa edad.

2. Las fiestas de Nochevieja abiertas al público deben tener los pertinentes permisos administrativos municipales previos. Si compras las entradas por teléfono o Internet, asegúrate de que sabes quién es el que vende las entradas, que es localizable y que te da datos suficientes

3. Hacer ” botellón” en la calle te puede suponer diversas sanciones.  En cualquier caso, excederte con el alcohol te puede acarrear problemas. Y, por supuesto, mantente SIEMPRE alejado de cualquier droga.

4. El consumo de ALCOHOL es absolutamente INCOMPATIBLE con la conducción de ningún vehículo. Eso no sólo va por ti, sino por tu gente: no dejes que nadie conduzca si ha bebido, por el bien de todos. “No les hagas esperarte toda su vida”.

LEER MÁS

Concursos

Estas Navidades…de pincho en pincho y tiro porque me toca

Cecilia GregorioCecilia Gregorio
diciembre 24, 2010
COMENTARIOS

Como todos bien sabemos, nos encontramos en unas fechas señaladas para estar rodeados de los nuestros, hacer las compras de última hora o irnos de PINCHOS!  He oído pinchos…ñam,ñam, ñam, ¿A quién no se le hace la boca agua solo con pensarlo?

Las Navidades son un periodo del año en el que muchas personas prefieren no darle el bombo de todos los años. Esperan que pasen cuanto antes y que el próximo año que venga sea mejor y traiga lo que cada uno considere prioritario para esos momentos.

En estas fechas a todos nos gusta reunirnos con nuestros familiares y disfrutar de ellos, más aún si eres estudiante y estás fuera de tu ciudad natal.

Al tiempo que nos gusta disfrutar de estos días y recibir regalos inesperados también nos apetece pasar un rato con los nuestros (familiares, amigos o vecinos) paseando o mejor aún yéndonos de picoteo. Todos los años por estas fechas hay quien se dice a sí mismo, no voy a comer mucho que sino luego pasa lo que pasa…pero quien se reprime o cierra los ojos cuando le ponen en bandeja un plato de morros o de calamares, sinceramente, ni tú ni yo, para que negarlo.

LEER MÁS