Actualidad | Actualidad Universitaria | Carreras del Futuro | Competencias informativas y Tecnológicas | Competencias profesionales | Estudios | Formación | Ingeniería, Arquitectura y Tecnología | Investigación | Lo que todo docente del Siglo XXI debe saber y enseñar

¿Es la carrera elegida, una de las carreras del futuro?

Santiago OrtizSantiago Ortiz
febrero 22, 2012
COMENTARIOS

Hay que tener presente que los desafíos que cada época exige a cada generación, son distintos. El contexto socioeconómico cambia a una velocidad impresionante, haciendo que los conocimientos adquiridos tengan muchas veces una fecha de caducidad cada vez más acelerada.

Por lo tanto, al momento de elegir una especialización, se debe pensar no solamente en cómo resolver los problemas del presente, sino del futuro, ya que quienes se preparan para atender los problemas coyunturales, se enfrentan a la decepción de haberse preparado para resolver antiguos problemas y se quedan muchas veces rezagados, sin importar el nivel de estudios que hayan alcanzado.

Por esta razón, al momento de elegir una carrera, conviene pensar en lo que te espera en los próximos diez años, al menos.

Entonces, ¿cuáles son las carreras que según los expertos, tienen un futuro prometedor?

LEER MÁS

Formación

Emocionado por tu ingreso a la universidad, ¿qué sigue?

Isabel RojoIsabel Rojo
agosto 12, 2011
COMENTARIOS
Ingreso a la universidad (Foto: teens.com.pe)

Ingreso a la universidad (Foto: teens.com.pe)

Nervios, sudor, pláticas diarias sobre el mismo tema e incertidumbre te caracterizaron durante el proceso de espera de los resultados de admisión a la universidad. La respuesta, para tu fortuna, fue positiva, a pesar de lo difícil de la situación en México, pues tan sólo este año, 200 mil jóvenes fueron rechazados, iniciándose incluso el Movimiento de Aspirantes Excluidos de Educación Superior bajo la premisa “Luchamos por Educación para Todos”.

Los gastos que implica ingresar a la universidad son muchos, estos se multiplican si se trata de una institución privada, por eso, según cifras de la SEP, el 68% de los mexicanos lo hace en una pública. Además de los gastos de admisión, hay que sumar los materiales que se deben adquirir, como libros, cuadernos, lápices o una computadora. No es raro, entonces, entender que una de las razones principales por las que los estudiantes no terminan sus estudios universitarios sea el factor económico. De acuerdo con el informe Panorama de la Educación 2008 de la OCDE, el 40% de los mexicanos que ingresa a la universidad no termina.  

Por lo tanto, si lograste ingresar a una universidad pública, debes aprovechar la oportunidad, pues los gastos son mucho menores y la calidad educativa, sin duda, cumple con los estándares internacionales. La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por ejemplo, tiene un costo de inscripción y cuota única de 20 centavos y los alumnos no pagan Seguro de Gastos Médicos Mayores, ya que quedan adscritos al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que les brinda la atención médica.

 Ya estoy dentro, ahora…

-       Debes tener claro que la emoción que te dio saberte aceptado, la deberás conservar durante tu estancia, pues ésta te ayudará a esforzarte para tener un destacado historial académico y concluir favorablemente tus estudios.  

 -       Debes saber que tu vida universitaria trae muchos cambios: convivir con compañeros que vienen de diferentes instituciones de educación media superior, lo que permitirá que haya pluralidad y calidad en los grupos. Los maestros serán más exigentes, el trabajo y las lecturas más pesadas y tu vida cotidiana se modificará por el nuevo camino para llegar a las instalaciones de tu institución. 

-       Busca una ayuda financiera, una beca que les facilite las cosas a ti y a tu familia. Ésta no llegará del cielo, debes ser insistente en su búsqueda, responsabilizarte en la entrega de documentación y en los requisitos para conservarla. Una vez que la obtengas, debes establecer tu presupuesto y mantenerte dentro de él.

 -       Debes escoger a tus profesores con cuidado; en internet, con frecuencia, se encuentran evaluaciones hechas por estudiantes. Recuerda que las clases son el cimiento para tu vida profesional futura, así que la retroalimentación con alumnos de generaciones pasadas te ayudará. Un profesor “barco” te servirá para tener un buen promedio con poco esfuerzo, pero los problemas surgirán después, cuando te enfrentes en la vida laboral con carencias de conocimiento, así que cuando elijas maestros procura que estos sean competentes en sus temas, cumplidos con sus horarios de clase, brinden un entorno de aprendizaje positivo, a partir de la retroalimentación, y califiquen imparcialmente. 

-       Haz buen uso de los recursos de la institución, como la biblioteca, el gimnasio, las canchas, etcétera. Las actividades extracurriculares sin duda te brindarán oportunidades de formación y harán de tu paso por la universidad, una mejor experiencia.

 Ya estás dentro, ahora aprovecha muy bien tu estancia y haz que tu formación académica sea la que necesitas para tu crecimiento humano y profesional, y la que el país también demanda de ti.

Por Abigail Mendoza Morales

LEER MÁS

Formación

Aprovecha tus vacaciones al máximo (2) – Lee este verano

Isabel RojoIsabel Rojo
junio 11, 2011
COMENTARIOS

Hablar de vacaciones nos remite a diversión y a placer, la lectura también. “Amar la lectura es trocar horas de hastío por horas de inefable y deliciosa compañía”, decía John Fitzgerald Kennedy, trigésimo quinto Presidente de los Estados Unidos, así que si el ciclo escolar y los arduos trabajos del fin de semestre te tienen agotado y lo que quieres es disfrutar bien acompañado, es hora de que te dirijas a la librería. 

¿Qué tal emplear tu tiempo para dar una vuelta al mundo en 80 días, o viajar al País de las Maravillas, o tal vez adentrarte en el laberinto de la soledad? A lo mejor prefieras recrear un romance o un relato erótico o de terror. Puedes vivir tantas historias como libros se han escrito. Desde los clásicos hasta las novelas premiadas en fechas recientes. Leer poesía en lugar de novelas, o filosofía en lugar de poesía, o historia en lugar de ficción. Tú eliges.

Según estadísticas de la OCDE y la UNESCO, México se sitúa en el penúltimo lugar en hábitos de lectura de una lista conformada por 108 naciones del mundo, con un promedio de lectura de poco menos de 3 libros anuales por habitante, cifra muy alejada de los 25 libros recomendados, y más lejos aún de los 47 títulos per cápita de los países que ocupan los primeros lugares, Japón, Noruega, Finlandia y Canadá. ¿Qué tal si en estas vacaciones emprendes el reto de leer lo que la mayoría de los mexicanos lee en un año?

A continuación, te compartimos la lista de libros que los usuarios de Universia México votaron en Facebook hace un par de meses como los títulos que más les interesaba leer en fechas de descanso, para ampliar tus opciones al tomar la decisión de tus lecturas:

1.- El sueño del celta, de Mario Vargas Llosa

2.- Una vida con propósito. ¿Para qué estoy aquí en la Tierra?, de Rick Warren

3.- Comer, rezar, amar, de Elizabeth Gilbert

4.- La peor señora del mundo, de Francisco Hinojosa

5.- El cementerio de Praga, de Umberto Eco y El profesor, de John Katzenbach

Otros títulos de su preferencia fueron 1Q84, de Haruki Murakami; Veronika decide morir, de  Paulo Coelho; El laberinto de la soledad, de Octavio Paz; Puedo explicarlo todo, de Xavier Velasco; El vendedor de sueños, de Augusto Cury; Molly Moon y los ladrones de cerebros, de Georgia Byng; El candidato, de Jorge Bucal, y El reino del dragón de oro, de Isabel Allende.

Las vacaciones te permitirán, además, cambiar la locación de tus lecturas, podrás hacerlo plácidamente en el jardín de tu casa o en la comodidad de tu cama antes de dormir, lo que generará un ambiente de tranquilidad que te llevará muy lejos de las preocupaciones estudiantiles de la vida cotidiana. Puedes leer en el parque más cercano o área verde, quizá en alguna cafetería mientras saboreas la bebida que más te gusta, y si lo tuyo es socializar, invitar a tus amigos a una tertulia literaria o conocer gente nueva en una Sala de Lectura, te vendrán muy bien.

Según la Dirección de Publicaciones del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el programa nacional de Salas de Lectura existe en México desde 1995 y cuenta actualmente con 3 mil 827 salas activas en espacios tales como casas, oficinas, escuelas, bibliotecas, e incluso en hospitales y cárceles. Puedes visitar su página en Internet y contactarlos para elegir la sala de tu preferencia en donde podrás leer y conversar de obras en común, como cuentos o poesía.

Si en tus planes está salir de tu ciudad, viaja con un libro y aprovecha el tiempo en el autobús o en el avión. Ya en tu destino, complácete leyendo mientras tomas el sol afuera de la alberca o mientras reposas en la playa, en el bosque o en el ambiente que hayas elegido.  Ahora, si eres de los que no se despegan de la silla por no dejar la computadora ni un minuto, seguro disfrutarás visitando páginas dedicadas a la literatura, puedes leer cuentos, poesía, biografías, reseñas, o darte una vuelta por bibliotecas digitales, el portal de Universia México, por ejemplo, te ofrece múltiples opciones de conocimiento en abierto, desde revistas hasta bibliotecas virtuales.

Aprovecha tus vacaciones al máximo leyendo, quizá en este verano coincidas con la poetisa Emily Dickinson: “para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emprende y disfruta el viaje.

Por Abigail Mendoza

LEER MÁS

T- Maestro, la tele es tu profe

Cecilia GregorioCecilia Gregorio
junio 12, 2009
COMENTARIOS

Televisión

Todos hemos oído alguna vez las desventajas de pasarse horas frente al televisor: que si no nos aporta nada, que evita que hagamos otras actividades, es una pérdida absurda de tiempo, nos duerme el cerebro y nos aborrega o que elimina cualquier brizna de creatividad. Estas advertencias pueden ser verdad si se abusa, pero la tele también tiene sus beneficios y podemos sacarle provecho, por ejemplo, combinándolo con el e-learning, lo que da lugar a un término nuevo: el T-Learning.

Básicamente es el sueño que muchos llevan años esperando: aprender viendo la tele, entreteniéndose con un lenguaje informal y una enseñanza menos reglada. Si tenemos en cuenta los datos del informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) publicado recientemente sobre el tiempo que dedicamos al ocio los españoles, un tercio de nuestro ocio va dedicado a ver la televisión y si una parte de esas horas la gastamos viendo contenidos educativos la concepción de malgastar el tiempo frente a la tv desaparece.

LEER MÁS