Congresos y jornadas

Quince minutos para seducirte

Cecilia GregorioCecilia Gregorio
septiembre 24, 2010
COMENTARIOS

Cleopatra¿Existe mayor magnetismo que entre el poder y la seducción? Son dos términos que a lo largo de la historia han estado íntimamente relacionados. Hay quien dice que la distancia más corta entre dos puntos, no es la línea recta sino la seducción. Mujeres y hombres poderosos que han conseguido grandes puestos de reconocimiento gracias a sus dotes seductoras… Normalmente se asocia la seducción al género femenino, y casi siempre tiene connotaciones negativas… y si echamos un vistazo al diccionario de la Real Academia Española su definición es la siguiente:

“Engañar con arte y maña; persuadir suavemente para algo malo.”

La búsqueda de Google siempre relaciona la palabra seducción con adjetivos como asesina, obsesiva, mortal… En cualquier caso este hecho no es fruto de la casualidad, sino de la tradición: la historia está llena de estrategas y manipuladores que utilizaron sus armas de seducción para recabar en puestos de poder y recurrieron a todo tipo de viles tretas para conseguir, a costa e cualquier cosa, lo que deseaban. Muchas mandaron en la sombra parapetados tras un hombre, otras no tuvieron reparos en destacar como malas malísimas… A continuación te cuento algunas de las estrategias de seducción de algunas de las mujeres y hombres más astutos…

LEER MÁS

No era tan tonta la caja

Paloma MarínPaloma Marín
febrero 4, 2010
COMENTARIOS

La televisión se ha instalado como absoluta protagonista, en los mass media y en nuestra vida. Y ahora, desde el podio, nos mira con irreverencia.

Se jacta. Sabe que de ninguna manera va a devolvernos el control pero puede que no entienda, siquiera, por qué queremos quitárselo. Después de todo, nosotros construimos su pedestal, nosotros le hemos dado todo lo que tiene.

Nosotros, tenemos en casa más teles que habitaciones.

Encender la pantalla se ha convertido en un gesto automático. Convivimos ante una emisión constante entre la que se desarrolla, como puede, la vida cotidiana. Ya no cabe duda, es la reina de la casa.

El entretenimiento llevado al extremo. El ocio como vicio. La televisión.

Le dimos la mano y nos cogió el brazo. La hemos dejado crecer en rebeldía al impune amparo de la libertad de expresión y ahora que se han convertido en una cosa zafia, grosera y carente de sentido, queremos empezar a limitarla.

Ahora queremos que aprenda a distinguir entre el bien y el mal y queremos que se comporte en sociedad. Ahora.

LEER MÁS