Congresos y jornadas

Quince minutos para seducirte

Cecilia GregorioCecilia Gregorio
septiembre 24, 2010
COMENTARIOS

Cleopatra¿Existe mayor magnetismo que entre el poder y la seducción? Son dos términos que a lo largo de la historia han estado íntimamente relacionados. Hay quien dice que la distancia más corta entre dos puntos, no es la línea recta sino la seducción. Mujeres y hombres poderosos que han conseguido grandes puestos de reconocimiento gracias a sus dotes seductoras… Normalmente se asocia la seducción al género femenino, y casi siempre tiene connotaciones negativas… y si echamos un vistazo al diccionario de la Real Academia Española su definición es la siguiente:

“Engañar con arte y maña; persuadir suavemente para algo malo.”

La búsqueda de Google siempre relaciona la palabra seducción con adjetivos como asesina, obsesiva, mortal… En cualquier caso este hecho no es fruto de la casualidad, sino de la tradición: la historia está llena de estrategas y manipuladores que utilizaron sus armas de seducción para recabar en puestos de poder y recurrieron a todo tipo de viles tretas para conseguir, a costa e cualquier cosa, lo que deseaban. Muchas mandaron en la sombra parapetados tras un hombre, otras no tuvieron reparos en destacar como malas malísimas… A continuación te cuento algunas de las estrategias de seducción de algunas de las mujeres y hombres más astutos…

LEER MÁS

Actividades culturales

La complejidad de lo sencillo

Irene GonzálezIrene González
marzo 10, 2010
COMENTARIOS

Según la Real Academia de la Lengua, una persona sencilla es “natural, espontánea, que obra con llaneza”. No soy académica, ni literata, ni sabia, pero en mi humilde opinión, eso no es ser sencillo. ¿O acaso una persona compleja no puede actuar de forma natural? Partiendo de la base de que todos nos constituimos de sentimientos, objetivos, y caracteres diferentes, y que encima, éstos están siempre en continuo cambio, nadie puede ser simple

El ser humano, por naturaleza, desecha la complejidad, lo relaciona con algo negativo. Pero parémonos a pensar por un momento cómo somos cada uno. Nuestra imagen exterior nunca va a ser al 100% como la interior. Por dentro estamos hechos de dudas, deseos, miedos, secretos… que impiden que nos mostremos al natural en nuestra totalidad. Por muy normales que parezcamos.

LEER MÁS