Formación

Desde la cárcel

Tania CalahorraTania Calahorra
octubre 14, 2010
COMENTARIOS

Stock.Xchng

El pasado año Barack Obama recibía el premio Nobel de la Paz, sin llevar ni un solo año al mando del gobierno estadounidense. Obama recibía uno de los reconocimientos más importantes por sus promesas más que por sus hechos. Este año el premiado es, cuanto menos, más justo. El afortunado ha sido Liu Xiaobo, disidente chino encarcelado por exigir medidas democráticas en China. La concesión del Nobel de la Paz pone en punto de mira a Pekín, desde donde se esforzaron en evitar que la concesión del Nobel se hiciera efectiva. Sin embargo, a pesar de las amenazas del gobierno chino, la comisión decidió otorgar el premio a quien ha luchado por conseguir un cambio, por abrir las fronteras de China a la democracia y los derechos humanos.

La censura que rodea al comunismo chino ha llevado a empresas como Google a abandonar el país imponiéndose a las duras medidas de censura que exige el gobierno chino. Google incluso instó al gobierno de Barack Obama a tomar medidas ante la represión china, pidiendo que el ejecutivo estadounidense ofreciera una compensación a aquellas empresas que decidieran abandonar el país comunista por no someterse a la censura china.

LEER MÁS